El arte de no amargarse la vida, R. Santandreu

Un buen día llegó a mis manos el libro “El arte de no amargarse la vida”, de Rafael Santandreu. Empecé a leerlo, lleno de entusiasmo y expectativas, y no me decepcionó… ¡todo lo contrario! Estaba impresionado.

Un amigo psicólogo me lo prestó diciendo: “Lee este libro, aprenderás muchas cosas interesantes. A mí, me permitió mejorar mis terapias con mis pacientes, pero también el crecer como persona.”

Rápidamente me di cuenta de que “El arte de no amargarse la vida” se basaba en la terapia racional-emocional establecida por el famoso psicoterapeuta Albert Ellis. Esta terapia me ha permitido identificarme, ya que descubrí autores como Ellis o Auger, incluso más radicales. Fue la bofetada que necesitaba en ese momento, y me permitió abrir mis ojos a muchos aspectos de mi vida.

El arte de no amargarse la vida, Rafael Santandreu
El arte de no amargarse la vida, Rafael Santandreu

“El arte de no amargarse la vida” no es un clásico libro de autoayuda que te dice lo que quieres o necesitas leer para que puedas sentirte bien por unos momentos. No leerás que la vida es rosa, que tienes que ser 100% optimista en todas las circunstancias y siempre ver el lado bueno de las cosas, o que tú y tu vida, sois maravillosos.

Como unas gafas manchadas

El propósito del libro “El arte de no amargarse la vida” es permitirte ser más fuerte emocionalmente hablando. Es limpiar las huellas en el cristal de tus gafas que están tan sucias que distorsionan la realidad, para crear finalmente otra, subjetiva, basada en tus propias creencias irracionales y provocando en ti un importante malestar emocional.

Cuando hablamos de nuestras creencias irracionales a los psicólogos, nos remiten a afirmaciones, evaluaciones, verdades y evaluaciones subjetivas que nos enseñaron en nuestra primera infancia. Lo que importa es la forma en que interpretamos las cosas que nos pasan, o en otras palabras, las huellas en nuestras gafas.

Si están limpias, nuestras creencias serán racionales, tónicas, basadas tanto en la razón como en la realidad, y estarán acompañadas de emociones saludables. Sin embargo, si las lentes están sucias, entonces vamos a alimentarnos únicamente de creencias irracionales que no corresponden a la realidad y no nos ayudan a lograr nuestros objetivos, lo que luego nos causa un gran dolor.

Por lo tanto, si usamos estas gafas sucias, nuestras creencias irracionales se vuelven verdaderas, absolutas e indiscutibles para nuestros ojos. Aquí es cuando surgen los problemas emocionales.

Las situaciones no importan

El libro también nos enseña que, como dijo Epicteto, no son las situaciones que enfrentamos las responsables de nuestro sufrimiento emocional, sino que nosotros mismos, con nuestras creencias irracionales y nuestro diálogo interno, creamos nuestro propio malestar.

La mayoría de la gente tiende a pensar que existe una relación directa entre la situación y la emoción. Si ese fuera el caso, todos reaccionaríamos de la misma manera ante situaciones determinadas, y sabemos que ese no es el caso. Por lo tanto, la ecuación es más compleja que pensar que la situación provoca emociones.

Hay un ingrediente intermedio: creencias y pensamientos. ¡Qué buena noticia! Si mis pensamientos me condicionan y me hacen creer en mis perturbaciones, ¡tengo el poder de sentirme bien! ¡Todo depende de mí!

Creencias, todo son creencias

En el libro “El arte de no amargarse la vida”, uno puede descubrir que algunas de estas creencias están creadas por uno mismo, por otros y por la sociedad, son necesidades que nadie realmente necesita, o extrapolaciones negativas de lo que nos puede suceder o de lo que ha sucedido.

“Cuando exigimos, tendemos a pensar en términos de “deberes”, obligaciones y presiones, y nos decimos a nosotros mismos: “¡Mi esposo siempre debería tratarme bien!” “¡Siempre debería ser el padre perfecto!” o “¡No debería llorar mientras estoy de vacaciones!”

Cuando creemos que necesitamos lo que necesitamos para sobrevivir, como la aprobación de los demás, el éxito, un compañero que nos quiera o el trabajo de nuestros sueños, creamos aún más ansiedad.

De hecho, si no lo logramos, nos sentiremos invadidos por la desilusión, y si logramos todos o parte de nuestros objetivos, tendremos miedo y angustia ante la idea de perderlo todo.

Lo verdaderamente necesario

No nos damos cuenta de que lo que realmente importa en la vida es beber y comer; eso es lo que realmente nos permite disfrutar la vida.

El resto de las necesidades que se pueden sentir son trampas, cosas que erróneamente se creen necesarias. Cuando tenemos el hábito molesto de extrapolar negativamente, tendemos a ver lo que nos sucede como terrible, insoportable y catastrófico, como lo peor que nos podría pasar.

Incluso si objetivamente, un elemento no es completamente negativo, lo consideraremos automáticamente como “terrible”, sin tomar nunca el tiempo para razonar, porque terminamos sintiendo emociones de acuerdo con este enfoque de la realidad, como esa ansiedad y depresión.

Limpiando tus gafas

Con el libro “El arte de no amargarse la vida”, comenzamos a limpiar nuestras gafas. En el libro, esta limpieza se basa en el método científico y la lógica.

Al usar la razón, podemos darnos cuenta de que algunos de nuestros pensamientos y creencias son falsos e irreales, y que al creer en firme en algo que no es verdad, te autodestruyes. Por otro lado, no es bueno para nosotros no poder aceptar con moderación y tranquilidad las inevitables adversidades de la vida al decirnos constantemente que lo que nos está sucediendo es terrible y catastrófico. Si usamos nuestra lógica sabiamente, entonces entendemos cómo proceder para calmar nuestras emociones.

El primer paso es prestar atención a todo lo que se puede pasar la cabeza; ¿Qué estás diciendo que te sientes tan mal? ¿Por qué todavía necesitas la aprobación de tu madre? ¿Crees que es un fracaso para ti no trabajar en el campo en el que estudiaste? ¿Cuál es el motivo por el que, en caso de que no encuentres el amor de tu vida, la vida no tendría sentido?

Una vez que hayas identificado con éxito tus creencias irracionales, tendrás que discutir con ellas y luchar contra ellas mediante el interrogatorio y la confrontación. Para eso, tendrás que convencerte de que estas ideas son poco realistas.

Hazte unas preguntas

En su libro, Rafael Santandreu te invita a hacerte las preguntas correctas:

  • ¿Otras personas en la misma situación que yo (o en situaciones peores) logran ser felices?
  • A pesar de las adversidades, ¿puedo lograr objetivos que serían tan interesantes para mí como para otros?
  • En este enorme universo lleno de planetas y estrellas que nacen y mueren indefinidamente, ¿las cosas que me pasan son realmente serias? ¿Son realmente importantes? ¿Es realmente tan terrible?

El secreto del éxito

Cuantos más argumentos encontremos, más fácil será para nosotros establecer una creencia racional e impregnarnos con ella hasta que sea nuestra. El secreto del éxito de este método radica en la perseverancia diaria. Debes ahuyentar tus ideas irracionales, confrontarlas y reemplazarlas. Gradualmente, estos nuevos comportamientos se convertirán en automatismos, hasta que finalmente se convierta en tu nueva filosofía de vida.

Sin embargo, dado que  las emociones negativas nunca desaparecen por completo, es imposible y no aconsejable que logres deshacerse de ellas, porque todas las emociones son importantes para tu supervivencia. Por otro lado, las emociones exageradas y no saludables desaparecen. Puedes salir de la prisión del malestar. El secreto está en ti. La libertad y la felicidad están garantizadas.

Echar un vistazo o adquirir “El arte de no amargarse la vida”

También te puede interesar: El arte de simplificar la vida, de Dominique Loreau

La edad de la penumbra, de Catherine Nixey

La edad de la penumbra es el choque entre el mundo clásico y el cristianismo con asesinatos y vandalismo provocados por el fanatismo religioso.

“El teólogo”, escribió Edward Gibbon en su clásico La historia del declive y la caída del imperio romano, “puede complacer la agradable tarea de describir la religión mientras desciende del cielo, con su pureza natural. Pero se le impone un deber más melancólico al historiador. Debe descubrir la inevitable mezcla de error y corrupción, que contrajo en una larga residencia en la tierra, entre una raza de seres débiles y degenerados.”

La edad de la penumbra, de Catherine Nixey
La edad de la penumbra, de Catherine Nixey

Gibbon era un hijo de la Ilustración europea, y veía su tarea como un historiador de principios. Estudiaba el cristianismo como un desapasionado científico: para ver las cosas como son, en lugar de como los piadosos querrían que fueran. Las conclusiones a las que llegó eran, tal vez inevitablemente, controvertidas para su época. El imperio romano precristiano, en su opinión, se caracterizaba por la “armonía religiosa”, y los romanos estaban más interesados en el buen gobierno que en imponer la ortodoxia religiosa en sus muchas facetas. Una característica distintiva del cristianismo primitivo, en cambio, fue para Gibbon su “celo exclusivo por la verdad de la religión”, una obsesión obscena e intolerante que tuvo éxito con el acoso y la intimidación. De hecho, el fanatismo cristiano, en última instancia, fue el responsable de la caída del imperio romano al crear ciudadanos que despreciaban sus deberes públicos.

Después de Gibbon

Este espíritu impregna el libro “La edad de la penumbra”, de Catherine Nixey. En su opinión, la imagen moderna estándar de la conversión del imperio romano permanece, incluso 200 años después de Gibbon, cubierta por el triunfalismo cristiano. La historia le ha dado a la Iglesia un trinufo inmerecidamente fácil. La Roma precristiana tiende a ser imaginada como cruel, arbitraria y punitiva; se cree que era “un mundo frío y nihilista”. El cristianismo, por el contrario, se describe como valiente, con principios, amable, incluyente y optimista. La tarea que ella misma se establece es desgarrar esta apariencia y exponer el error y la corrupción de la Iglesia primitiva.

“La edad de la penumbra” es un libro para el siglo XXI. Lo que preocupaba a Gibbon era el choque entre la fe y la razón. Para Nixey, los enfrentamientos son físicos. Este es, fundamentalmente, un estudio de la violencia religiosa. En su portada nos muestra una estatua de Atenea deliberadamente dañada: sus ojos arrancados, su nariz rota, y una cruz grabada en su frente. Cuenta en su prólogo la historia de este desfiguramiento y la repite en sus últimas líneas. Los sucesos ocurrieron en Palmira a fines del siglo IV, cuando algunos de los magníficos templos de la ciudad de los oasis se reutilizaron como lugares de culto cristiano.

La ciudad de Palmira

Su elección de comenzar en Palmira es, por supuesto, cuidadosa. Cuando habla de la destrucción causada en la arquitectura de la ciudad siria por “fanáticos con barba y túnica negra”, el lector no se imagina como saqueadores a los fundamentalistas cristianos del siglo IV, sino las imágenes de televisión de la historia reciente. “Ha habido”, escribe, y “todavía hay… personas que usan el monoteísmo y sus armas para fines terribles”. Lo que es revelador sobre esa última frase no es la conexión que dibuja entre las prácticas salvajes en la antigüedad cristiana tardía y en el nombre del Estado Islámico. Hay que fijarse en la frase “monoteísmo y sus armas”. A muchos comentaristas modernos les gusta hablar del terrorismo religioso como una horrible distorsión de la verdad religiosa, Para Nixey, el monoteísmo siempre está armado y solo espera que alguien apriete el gatillo.

En el libro “La edad de la penumbra”, la historia de la destrucción de Atenea es el comienzo de una lista de historias de asesinatos, vandalismo, destrucción deliberada del patrimonio cultural y la ausencia de alegría en general. Nos enteramos del final brutal de Hipatia, la filósofa, matemática y astrónoma alejandrina que fue asesinada por una multitud cristiana a principios del siglo V (un evento dramatizado en la película española Ágora).

Menos conocido en el mundo anglófono es el caso de Shenoute. Era un contemporáneo de Hipatia y vivió más al sur, en las zonas rurales de Egipto, donde se convirtió en el abad del complejo ahora conocido como Monasterio Blanco (que todavía se encuentra en la actual ciudad de Sohag). A Shenoute lo consideran un santo en la iglesia copta, pero su piedad se manifestó de una forma particularmente fea: era parte de una pandilla de matones que irrumpirían en las casas de los lugareños, cuyas opiniones teológicas eran inseguras, y que destruyeron por motivos religiosos cualquier propiedad que consideraban pagana.

Devastación cultural

Incluso más que la violencia física, es la devastación cultural lo que llama la atención de Nixey. Al principio del libro “La edad de la penumbra”, describe cómo fue criada en su juventud para pensar en los cristianos antiguos y antiguos como cuidadores ilustrados de la herencia clásica, copiando diligentemente textos filosóficos y poemas a lo largo de los siglos para que se salvaran del olvido. Sus puntos de vista en este asunto evidentemente han cambiado un poco con el tiempo. En “La edad de la penumbra”, es mucho más probable que los primeros cristianos cerraran las Academias y los templos, saquearan y destruyeran obras de arte, prohibieran las prácticas tradicionales y quemaran libros. En lugar de elogiar a los cristianos por preservar los restos de la sabiduría clásica, argumenta, debemos reconocer cuánto se borró deliberadamente.

¿De dónde vino este apetito de destrucción? La breve respuesta de Nixey es simple: demonios. Muchos cristianos antiguos creían que el mundo que habitamos es un lugar peligroso, lleno de seres sobrenaturales malévolos, que a veces se manifiestan en la forma de dioses falsos. Es deber del cristiano eliminarlos. Destruir una estatua “pagana” o quemar un libro, entonces, es un acto no más violento que amputar una extremidad gangrenosa: se salva el todo saludable evitando la propagación de la infección. Si crees que una estatua de mármol está poseída por un demonio, entonces tiene sentido excavar sus ojos y marcar una cruz en su frente.

Los demonios son los culpables

Si piensas, junto con el teólogo norteafricano Tertuliano, que “Satanás y sus ángeles han llenado todo el mundo” y puesto trampas para los virtuosos en forma de placeres sensuales, entonces el evitar las casas de baños, cenas y espectáculos de los romanos es perfectamente racional, como lo es un desdén por la sexualidad. El mundo cristiano primitivo estaba en un estado de guerra metafísica perpetua, y elegir bando inevitablemente significaba conocer a tus enemigos.

Pero los demonios son solo la mitad de la historia. La verdadera culpa, para Nixey, se encuentra en los padres de la iglesia, cuyos sermones estremecedores intensificaron la polarizada retórica de la diferencia violenta. Ellos tejieron “un rico tapiz de metáforas”, interpretando oponentes teológicos de todo tipo como bestiales, enfermos y, naturalmente, demoníacos. Era el lenguaje mismo -el lenguaje enérgico y espeluznante de un puñado de hombres de élite- lo que avivó los fuegos de la ira cristiana contra sus enemigos, incendios que ardieron durante un milenio: “se sentaron las bases intelectuales de mil años de opresión teocrática. “

Difícil de relatar

Nixey tiene una gran historia que contar en “La edad de la penumbra”, y lo hace excepcionalmente bien. Como uno esperaría de una periodista distinguida, cada página está llena de frases bien hechas que nos hacen seguir pasando páginas. Tiene un ojo experto para fijarse en los detalles, y trae a la vida personajes y escenarios sin disfrazar nada de la extrañeza del mundo que describe. Sobre todo, navega a través de estas aguas difíciles con valor y habilidad. Escribir críticamente sobre la historia cristiana es doblemente difícil: no solo las fuentes antiguas son complejas, dispersas y controvertidas, sino que también hay legiones de lectores modernos que esperan atacar el error o la ofensa más insignificantes.

Si hay una debilidad en “La edad de la penumbra”, proviene precisamente de sus raíces Gibbonianas. Es, fundamentalmente, una reformulación de la visión de la Ilustración de que la herencia clásica era esencialmente benigna y racional, y el advenimiento del cristianismo marcó la caída de la civilización en la oscuridad (hasta que fue sacada por los humanistas del Renacimiento). Nixey estudió a los clásicos, y su afecto por la cultura clásica es profundo: escribe con gran afecto sobre las sofisticadas filosofías de los estoicos y epicúreos, la poesía de Catulo y Ovidio, la sexualidad (y no infrecuentemente sexista), la bonhomía de Horacio y el pragmatismo no sentimental de hombres de negocios como Cicerón y Plinio.

¿Por qué los romanos mataban cristianos?

Cuando habla de cultura clásica y religión, tiende a usar descripciones como “fundamentalmente liberal y generoso” y “exuberante”. ¿Cómo, entonces, explicamos la desafortunada costumbre romana de matar cristianos? Nixey piensa, al igual que Gibbon, que estaban interesados, principalmente, en el buen gobierno y en mantener el orden cívico que los ingobernables cristianos ponían en peligro. Los relatos antiguos, argumenta, muestran a los funcionarios imperiales que “simplemente no quieren ejecutar”; más bien, son forzados a ello por la perversa sed de martirio de los cristianos. Ahora bien, el martirio tiene ciertamente un encanto extrañamente magnético, como sabemos por nuestra propia época, pero los romanos no se dejaron engañar, eran pasivos espectadores en todo esto. Aquí hay algo del juego de suma cero: al tratar de exponer el error y la corrupción del mundo cristiano primitivo, Nixey casi oculta las propias cualidades bárbaras de los romanos precristianos.

Pero “La edad de la penumbra”, no pretende ser una historia completa del cristianismo primitivo y su relación compleja y controvertida con el imperio romano, y sería injusto juzgarlo en contra de ese objetivo. Es, más bien, una polémica vigorosamente elaborada y vigorizante contra el resistente mito popular que presenta la cristianización de Roma como el triunfo de una política más y más amable. En esos términos, tiene un éxito brillante.

Aquí puedes conseguir el libro y echar un vistazo

También te puede interesar: Pequeño tratado de manipulación para gente de bien

Homo Deus, de Yuval Noah Harari

Homo Deus te sorprenderá. Te entretendrá. Sobre todo, te hará pensar de formas que no habías pensado antes.

Sapiens trataba sobre la historia de la humanidad. Homo Deus cuestiona su futuro. ¿Qué pasará con nuestras democracias cuando Google y Facebook conozcan mejor nuestros gustos y preferencias políticas que nosotros mismos?¿Qué sucederá con el estado de bienestar cuando nosotros, los humanos, seamos expulsados del mercado de trabajo por computadoras más poderosas? ¿Qué uso harán algunas religiones de la manipulación genética?

Homo Deus revela cómo será el mundo de hoy cuando nuestros mitos colectivos como los dioses, el dinero, la igualdad y la libertad, se combinen nuevas tecnologías demiúrgicas. Y esos algoritmos, cada vez más inteligentes, podrán prescindir de nuestro poder de decisión. Porque, mientras el Homo Sapiens se convierte en un Homo Deus, estamos forjando un nuevo destino.

Homo Deus, de Yuval Noah Harari
Homo Deus, de Yuval Noah Harari

El antecedente, Sapiens

Con el primer bestseller internacional, traducido a casi 40 idiomas, Sapiens cuestionó la historia de la humanidad, desde la Edad de Piedra hasta la era de Silicon Valley. El nuevo libro de Yuval Noah Harari ofrece una visión deslumbrante de los sueños y las pesadillas que darán forma al siglo XXI. Yuval Noah Harari es doctor en historia, egresado de la Universidad de Oxford. Actualmente imparte clases enseña en el Departamento de Historia de la Universidad Hebrea de Jerusalén y ganó el “Premio Polonsky por Creatividad y Originalidad” en 2009 y 2012.

Aclamado por Barack Obama y Mark Zuckerberg, su libro Sapiens se ha convertido en un fenómeno internacional: traducido a casi 40 idiomas y presente en todas las listas de bestseller de todo el mundo.

“Homo Deus te sorprenderá. Te entretendrá. Sobre todo, te hará pensar de formas que no habías pensado antes” cita Daniel Kahneman, autor de “Pensar rápido, pensar despacio

Yuval Noah Harari es el autor del bestseller Sapiens: Una breve historia de la humanidad, vislumbra un mundo no muy lejano en el que enfrentamos un nuevo conjunto de desafíos. En Homo Deus, examina nuestro futuro con su mezcla característica de ciencia, historia y filosofía.

El libro Homo Deus

Homo Deus explora los proyectos, sueños y pesadillas que darán forma al siglo XXI: desde la superación de la muerte hasta la creación de vida artificial. Hace las preguntas fundamentales: ¿A dónde vamos desde aquí? ¿Y cómo protegeremos este mundo frágil de nuestros propios poderes destructivos? Esta es la próxima etapa de la evolución. Este es Homo Deus.

Al leer Homo Deus descubrirás cómo la humanidad está a punto de alcanzar un estado casi divino. También descubrirás que:

– La guerra está obsoleta. Ahora mismo, somos más propensos a cometer suicidio que a morir en un conflicto.

– Las hambrunas están desapareciendo. Tú mismo tienes mayor riesgo de morir de obesidad que de inanición.

– Las enfermedades humanas están a punto de ser erradicadas;

– La inmortalidad es posible. La muerte es sólo un problema técnico y la inmortalidad es una opción del futuro.

– El Homo sapiens funciona como un algoritmo.

– Las inteligencias artificiales podrían superar a la mente humana.

– El futuro estará dominado por superhumanos.

Aquí puedes echar un vistazo al libro Homo Deus

También te puede interesarEstrategia, de Lawrence Freedman

Tao, el Camino, de Michael Puett y  Christine Gross-Loh

El Tao y la filosofía china y  pueden enseñarte a tener una vida mejor.

¿Cómo llevar una vida plena? ¿Cómo encontrar el amor? ¿Elegir la carrera correcta? ¿Qué es ser feliz?

Todas estas son preguntas que nunca dejamos de hacernos y que tenemos la impresión de no obtener nunca respuestas satisfactorias.

Y si, para considerar mejor el futuro, ¿tenemos que repensar todo de manera diferente? ¿Y si la solución fuera volver a la sabiduría de los antiguos?

Tao, el camino
Tao, el camino

Esto es lo que Michael Puett, un profesor en Harvard y un especialista en filosofía china, nos ofrece aquí. Inspirándose en las enseñanzas de Confucio, Mencio, Lao-Tse, Chuang-Tse y Xunzi, nos invita a deshacernos de nuestras certezas, a abrirnos a nuevos horizontes, a comprender que la existencia no es proyectarse como un gran plan vertiginoso, sino construirse momento a momento para encontrar finalmente tu propio camino.

Una inmersión saludable en un pensamiento milenario que cambiará radicalmente tu vida.

¿Qué pasaría si los pensadores de la China clásica hubieran abierto perspectivas inesperadas sobre la evolución del ser humano? El enfrentamiento con ideas tan diferentes a las nuestras nos ayuda a medir la relatividad de nuestra visión de una vida “exitosa”.

Piensa diferente

A todo el mundo nos dicen que hay que vivir una vida auténtica, de acuerdo con su profunda verdad. El Tao, la Vía, es más bien el camino que creamos a través de nuestras elecciones, nuestras acciones o nuestras relaciones.

La influencia de Confucio

En sus enseñanzas, el filósofo Confucio hace esta pregunta fundamental: ¿cuál es tu relación con la vida cotidiana? No busca obtener ventaja alguna sobre los demás, sino que se esfuerza por crear un mundo en el que los individuos puedan florecer, aquí y ahora.

Realidad impredecible

Viviendo en un mundo cambiante, sería absurdo pretender suprimir las emociones. Alcanzar una comprensión global de la situación nos  hace posible tomar una decisión juiciosa, fruto de una comprensión de la mente del corazón.

Lao Tse, creador del Camino

Para Lao Tse, el Tao es ese estado indiferenciado que precede a todo. Aquellos que se aíslan del mundo por una aventura o un retiro meditativo tarde o temprano tendrán que regresar a la vida ordinaria. Después de todo, convertirte en un gran sabio y en un gran líder, ¿es incompatible? En la oficina, el verdadero poder no se basa en la fuerza o la dominación ya que impide ver los lazos profundos con el entorno. Pero sí que consiste en la capacidad de establecer un entorno fluido.

Vitalidad en el Tao

Muchas acciones aumentan nuestra sensación de vitalidad. Todos los seres están dotados de un ingrediente: el chi. Algunas actividades, por otro lado, bombean energía. Pero tenemos la capacidad de lograr la estabilidad interna lo suficientemente fuerte como para no ser vulnerables a los peligros inevitables de la vida cotidiana.

Cambiar la perspectiva

Nuestra experiencia de vida se enriquece desde un número infinito de puntos de vista. Vamos a quitarnos las vendas y a tener una mirada más variada del mundo.

Adquirir “Tao, el Camino”, de Michael Puett y  Christine Gross-Loh

También te puede interesar: Hua Hu Ching , un libro clásico en China

El cuento de la criada, de Margaret Atwood

Margaret Atwood creó una gran controversia en el cuento de la criada, donde imagina un mundo en el que las mujeres se reducen al papel de reproductoras

En el cuento de la criada, las mujeres se reducen al papel de simples reproductoras, privadas de su identidad, de su saber y de la propiedad, especialmente de su propio cuerpo.

El cuento de la criada, de Margaret Atwood
Libro “el cuento de la criada”, de Margaret Atwood

Este libro no ha envejecido nada: el mundo democrático que describe es innegablemente el nuestro de hoy en día. En cuanto al régimen totalitario que vaticina, es muy posible que nosotros los lectores sabemos que puede llegar en meses o años. Esta novela, cuando te nombra – aunque sea brevemente – el advenimiento de la tiranía, es de un aterrador realismo y probabilidad. Así que seguí Defred a lo largo del libro con mucha empatía e interés.

La historia de “el cuento de la criada”

Frente a la drástica caída de la fertilidad, la recién fundada República de Galaad, que ha sido creada por fanáticos religiosos, ha reducido a las pocas mujeres aún fértiles a la esclavitud sexual. Vestida de rojo, Defred, una “doncella escarlata” entre otras, pone su cuerpo al servicio de su Comandante y de su esposa. Por la noche, cuando regresa a su habitación de austeridad monástica, piensa en los tiempos en los que las mujeres tenían derecho a leer, a trabajar, etc. Al unirse a una red secreta, intentará por todos los medios recuperar su libertad.

La crítica de “el cuento de la criada”

Esta distopía feminista y escalofriante es una trampa para lectores aficionados para ciencia ficción. Una vez que has comenzado la lectura, es imposible soltar el libro, ya que acabas atrapado por el universo descrito y el inquietante lenguaje del autor.

Seguimos la historia a través de los ojos de una doncella escarlata, una de esas mujeres cuya única función es la reproducción. En este mundo dictatorial donde los fundamentalistas cristianos han tomado el poder, donde la fertilidad es casi nula y los más ricos pueden tener bajo su mando a una doncella vestida de rojo para tener un hijo, las mujeres son un receptáculo vacío que debe concebir un hijo durante sus fases de ovulación con el dueño de la casa por medio de una ceremonia rígida y codificada.

La heroína nos cuenta sus rutinas diarias y, a través de ellas, los cambios realizados con la introducción de este nuevo régimen patriarcal y despiadado hacia todos aquellos que no obedecen el dogma. Entre estos pasajes narrativos se insertan algunos recuerdos de su vida anterior, la vida que vivió en un mundo libre y sin trabas. Poco a poco, la iremos conociendo mejor. Algunos cambios menores en su vida cambiarán su visión del mundo y su deseo de seguir los preceptos. Un grano de arena se convertirá en una bola de nieve que precipitará otros acontecimientos.

La atmósfera de “el cuento de la criada”

La atmósfera extraña creada por la autora a lo largo del libro y el enfoque íntimo adoptado por el enfoque interno da lugar a un ritmo lento y muy inquietante. A través de los recuerdos y la experiencia de la heroína, aprendemos sobre una serie de atrocidades que parecen casi banales dada la manera de contarlas por la famosa doncella escarlata. La primera parte está dedicada principalmente a la vida en la casa del comandante con sus reglas, su personal y las relaciones establecidas entre cada uno.

El mundo se ha vuelto frío, impersonal y terriblemente cerrado. No hay lugar para el sentimiento ni para cualquier pasatiempo o diversión, todo el mundo se queja entre los funcionarios dedicados en cuerpo y alma a sus empleadores y las esposas desesperadas que no son capaces de tener niños beben alcohol, celosas de las prerrogativas del marido sobre las doncellas escarlata. La tensión es palpable en toda la novela, el lector navega en aguas turbulentas preguntándose cómo evolucionará la situación ya que nos parece que el equilibrio establecido entre las familias y las autoridades es inestable y precario.

El mundo que describe es bastante espantoso en su género. La dictadura aleja a las personas y especialmente a las mujeres que se encuentran durante la noche relegadas a un último peldaño sin ninguna posibilidad de emancipación y sin derechos reales, condenadas a vivir a través de su padre, su hermano, su esposo o su empleador. La denuncia es fuerte y sin apelación sin ser frontal. Es bastante insidiosa y crece sobre la historia durante las diversas revelaciones que se hacen durante el día a día de la criada o sus flashback que relatan su vida antes del cambio. El ritmo es poderoso y preciso, de una eficiencia formidable. La acción tiene lugar esencialmente en el hogar, que en sí mismo es el símbolo de la nueva sociedad perfecta deseada por un poder reaccionario.

El cuento de la criada, de Margaret Atwood
Libro “el cuento de la criada”, de Margaret Atwood

Una denuncia de un posible mundo futuro

Este libro es también una gran denuncia del funcionamiento de un sistema totalitario en el que en primer lugar una multitud de demócratas de todos los colores apoya la situación el momento de la toma del poder. Esta tendencia viene a decir que en última instancia, esto no es tan malo y la situación pasará (como en 1922 en Italia y en 1933 en Alemania).

El resultado es aterrador con la eliminación de todas las libertades individuales, la dureza generalizada de la policía y la feroz represión con humillaciones y ejecuciones públicas. Sin embargo, no hay nada moralista o grosero en esta descripción, solo la fría observación de los hechos y los procedimientos. Cuando vemos la evolución del mundo contemporáneo, decimos que ya es hora de leer un libro así.

La acción termina acelerándose con una serie de circunvoluciones escriturales donde encontramos cadenas clásicas pero efectivas como la alianza de dos personajes, celos y traiciones, dramas espantosos pero también pequeñas alegrías. Todo fluye maravillosamente con una técnica incomparable de narración de cuentos y una escritura fluida, simple y accesible. Uno sale sorprendido y conquistado por un libro realmente exitoso. Es una lectura obligada, no te lo pierdas.

Aquí puedes echar un vistazo y/o adquirir el libro “el cuento de la criada”

También te puede interesar: Pequeño tratado de manipulación para gente de bien

La desaparición de Stephanie Mailer, de Joël Dicker

La desaparición de Stephanie Mailer es el fenómeno literario con el que Joël Dicker vuelve con su cuarta novela.

A continuación puedes leer un breve resumen de “La desaparición de Stephanie Mailer” sin desvelar el desenlace

En la zona de Hamptons, ubicada al noroeste de Long Island, Nueva York, la pequeña ciudad costera de Orphea es escenario de un cuádruple asesinato en la noche del 30 de julio de 1994, día inaugural de su primer festival de teatro nacional.

El alcalde de la ciudad Joseph Gordon, su esposa Leslie y su hijo de 10 años, y una mujer joven, Meghan Padalin, que estaba corriendo cerca de su casa, son asesinados a tiros con una Beretta con el número de serie borrado.

La desaparición de Stephanie Mailer, de Joël Dicker
La desaparición de Stephanie Mailer, de Joël Dicker

Después de una investigación exhaustiva, el asesino, Ted Tennenbaum, es identificado por los dos oficiales responsables de aclarar el caso, Derek Scott y Jesse Rosenberg, pero él es asesinado en una persecución y nunca confesará.

Veinte años después, el 23 de junio de 2014, hay una pequeña recepción en el estacionamiento del centro regional del Departamento de Policía del Estado de Nueva York con motivo de la partida de la policía, después de 23 años de leales servicios, del Capitán Jesse Rosenberg.

Stephanie Mailer y el Capitán 100%

Mientras sus colegas lo llamaban Capitán 100%, porque resolvió todas las investigaciones en las que participó, una periodista, Stephanie Mailer, de 32 años, se le acerca y le dice:

– ¿Te importa si te llamo Capitán 99%?

La joven periodista, a la que ve por primera y última vez, dice que no ha resuelto su primer caso, el del cuádruple asesinato de Orphea y que tendrá la prueba irrefutable, durante una cita el mismo día:

– La respuesta estaba ante tus ojos, Capitán Rosenberg. Simplemente no la viste.

Stephanie Mailer, dejándolo, le dice lo verá pronto, pero no será así, porque este 23 de junio es el día de la desaparición de Stephanie Mailer, desaparición que hace que Jesse Rosenberg posponga su salida de la policía planificada para el 30 de junio.

No será el único en retomar la investigación. El ex compañero de equipo Derek Scott, que ahora es parte de la brigada administrativa, y Anna Kanner, subdirectora de policía de Orphea, se unen con él para resolver el enigma.

El caso es un gran rompecabezas y les llevará mucho tiempo el colocar las piezas, especialmente porque en varias ocasiones van tras pistas falsas, que Joël Dicker lanza sabiamente para engañarlas a éstas personas y al lector.

De hecho, hay varias historias en esta historia, una de cuyas palabras clave es La Noche Negra, y varios días cuando todo cambia en la vida de los protagonistas. Esto es para no disgustar al lector que no estará aburrido en ningún un momento.

Los eventos parecen repetirse con veinte años de diferencia. Los capítulos están numerados negativamente hasta el primero del XXI festival nacional de teatro, y positivamente desde esta fecha.

Joël Dicker no está desprovisto de humor

Uno de sus personajes, un crítico literario, describe su profesión de la siguiente manera: nunca, y nunca lo digo, conocí a un crítico que soñaba con escribir. Los críticos están por encima de eso. Escribir es un arte menor…

También clasifica así los géneros literarios:

“A la cabeza de la clasificación está la novela incomprensible, luego la novela intelectual, luego la novela histórica, luego la novela corta, y solo después, en buen penúltimo puesto, justo antes de la novela perfecta, existe la novela negra.”

Puedes echar un vistazo y/o adquirir La desaparición de Stephanie Mailer, de Joël Dicker en este enlace

También te puede interesar: El Laberinto de los Espíritus, de Carlos Ruiz Zafón

Orden en casa según Marie Kondo

Marie Kondo y sus 5 consejos para lograr el orden en casa.

Sigue los preceptos de la gurú del orden Marie Kondo para olvidar totalmente el desorden.

¿Desesperas por ver el orden en casa algún día? Animo, hay una solución. Marie Kondo, una coach del orden en casa y del desarrollo personal, pasó la mayor parte de su vida organizando su habitación y su casa, para disgusto de sus padres. Ha contado su experiencia en un libro, La magia del orden, un bestseller mundial que ha tenido millones de seguidores. Para aplicar su método para tener orden en casa, sigue sus cinco consejos.

Orden en casa según Marie Kondo
Orden en casa según Marie Kondo

1. ¡Almacena rápidamente!

¡En sus marcas, listo, ya! Para “Mariekondomizar” tu interior, no tiene sentido correr, pero tampoco el ir despacio. Para la papisa de la organización se requiere una inmersión total para convertirse a la magia del almacenamiento. No se trata de empezar de golpe en el camino de la vida ordenada. Controla el tiempo, planifica una semana seguida o todos los fines de semana de un mes. Cuanto antes llegues al final, menos probable será que el desastre vuelva a surgir en tu hogar. Sal del desorden, del revoltijo y de la mezcolanza. Hola organización, jerarquía y, sobre todo, alegría y felicidad.

2. Tira, da, agradece

Sí, es probable que empieces a hablar con tus calcetines. No, no es anormal. Tendrás que pasar por allí para despejar tu casa. Porque es imposible poner orden sin deshacerse de lo engorroso. Para simplificar tu tarea, Marie Kondo te recomienda dividir el trabajo: comienza con tu ropa antes de pasar a los libros y luego a los “komonos”, estos objetos cotidianos. Reúne, en el mismo lugar, abrigos, jeans, camisetas, zapatos, bolsos, accesorios, camisas y ropa interior. Luego toma cada ropa en tus manos y concéntrate en tus sentimientos. Si experimentas una “chispa de alegría”, guarda la prenda. De lo contrario, colócala en una bolsa de basura para poder darlo, no sin haberlo agradecido antes de sus buenos y leales servicios.

3. Coloca verticalmente

Si eres de los que te gusta apilar tus camisetas, ponerte calcetines o colgar tus suéteres, detente inmediatamente. Toda tu ropa debe almacenarse en posición vertical después de haber sido cuidadosamente doblada. Si no tienes suficientes cajas, usa cajas de zapatos vacías. Luego coloca las partes más claras hacia usted, las más oscuras en la parte posterior. Entonces, de un vistazo, sabes lo que tienes.

4. Categoriza

Para el resto de la casa, clasifica tus artículos. De esta manera, los encontrarás más rápidamente. ¿Haces una colección? Ponla en valor al organizarlos en el mismo lugar. En los armarios de tu cocina, utiliza cajas transparentes que te permiten ver la comida. En el baño, la misma lógica para tus productos de belleza: barnices con barnices, cremas con cremas y productos para el baño juntos.

5. Elige un lugar para cada cosa

¿El secreto de una casa impecable de forma permanente? Encuentra un lugar para todo y mantenlo. Armario, estante, cocina o baño, tómate tu tiempo para tener tus herramientas, utensilios y cualquier otra cosa de la manera más lógica y, lo más importante, lo más agradable a la vista. En su cuenta de Instagram, Marie Kondo transmitió una imagen del armario del baño que aplica perfectamente su consejo. ¿Quieres sentir una chispa de alegría?

Aquí puedes echar un vistazo al libro “La magia del orden”, de Marie Kondo

También te puede interesar: El arte de simplificar la vida, de Dominique Loreau

El arte de simplificar la vida, de Dominique Loreau

El arte de simplificar la vida es una guía que te ayuda a ordenar tus armarios y tu mente.

El arte de simplificar la vida es un  libro gratificante para ayudarte a enfocarte en lo esencial

Ensayista francés que vive en Japón desde hace más de 20 años, Dominique Loreau en su libro El arte de simplificar la vida nos ofrece aquí  pistas (¡a veces radicales!) para simplificar nuestras vidas y deshacernos de los pensamientos tóxicos para dar paso a la elegancia, a una vida mejor, a arte y espiritualidad.

El arte de simplificar la vida, de Dominique Loreau
El arte de simplificar la vida, de Dominique Loreau

Inspirados por la filosofía oriental del Zen, los principios de El arte de simplificar la vida nos ayudan a reconectarnos en el presente a través de un estilo de vida más saludable, sin dejar de estar en armonía con nuestro tiempo. A continuación podrás leer algunas explicaciones sobre los principios del libro El arte de simplificar la vida:

1. Nuestra sociedad occidental se centra en la propiedad y la envidia

Hemos estado acostumbrados a que nos ofrezcan demasiado de todo: poseemos, destruimos y desperdiciamos mucho. Pero el caer bajo las posesiones empaña el espíritu, mientras que lo poseemos poco espacio para lo esencial, lo bello y lo útil. ¿Podemos distinguir nuestras necesidades de nuestros deseos?

2. Algunos asocian la imagen que tienen de sí mismos con las cosas que poseen

Estas personas acumulan colecciones de bienes materiales pensando que eso les asegurará su propio valor. Nuestra sociedad de consumo a veces puede causar una profunda insatisfacción debido a todos estas modas que nos ciegan y nos roban nuestro dinero.

3. Los recuerdos asociados con ciertos objetos nos inmovilizan en el pasado

Algunas baratijas nos conectan con recuerdos tanto que nos hacen olvidar el presente. Estos objetos nos han rodeado por tanto tiempo que tememos evolucionar sin ellos: a veces parecen poseernos. Pero deshacernos de ciertas cosas también puede liberarnos y ayudarnos a acercarnos a la persona que nos gustaría ser.

Mira cada objeto y pregúntate: “¿Es útil?” “¿Su recuerdo me hace feliz?”. Sepárate de su imagen y piensa en la sensación que realmente te da.

4. Cuando creamos orden a nuestro alrededor, también lo creamos dentro de nosotros

Deshazte de esas pequeñas cosas que se interponen en tu vida cotidiana: engrasa la puerta chirriante, elimina la ropa que te sobra, regala todo lo que no te funciona a ti. Un interior ideal debe ser cómodo, elegante y refinado hasta el extremo; todo debe ser hermoso y funcional, todo se convierte en una obra de arte.

El espacio vacío de cosas inútiles proporciona una sensación de paz y orden. Cuando decidimos clasificar, organizar, almacenar nuestros armarios experimentamos la satisfacción de que controlamos algo en nuestra vida.

5. Todo lo que tienes debe poder ser transportable en una bolsa de viaje

Debido a los muchos incendios, los japoneses solían elegir su propiedad con la idea de poder llevarse todo huyendo. Imagina que tu casa se quemó y haz una lista de lo que volverías a comprar. Funcional, clásico y discreto, tu guardarropa podría limitarse a una docena de conjuntos a juego, 3 bolsos y un surtido para fines de semana, trabajo y excursiones. Ordenar por este criterio: ¡Mantén solo la ropa que de verdad te gusta y que refleja tu personalidad!

6. Lo que realmente tenemos en nuestra vida es la calidad del momento presente

El tiempo es el bien más precioso que tenemos. ¡Perdemos muchísimo tiempo lamentando el pasado y preocupándonos por el futuro! Cada mañana, da las gracias por este día que comienza y por todo lo que harás. Acércate a cada momento como una oportunidad de descubrimiento.

Entrena tu mente para meditar: 20 minutos al día, siéntate en posición de loto frente al pequeño altar que tienes dispuesto (un cojín cómodo, una vela, una flor y una varita de incienso…). Exhala tus pensamientos negativos y deja que tu mente se vuelva a enfocar. Solo la paciencia y la perseverancia pueden ayudarnos a controlar nuestras mentes para estar en el momento presente.

7. Convierte cada tarea en un ritual

Los principios Zen nos enseñan a vivir con toda nuestra claridad de mente aquí y ahora. Mantén toda tu atención en la tarea de ese momento y disipa los pensamientos parasitarios. Enriquece tu vida diaria con rituales, te traerá satisfacción, misterio, paz y orden. Haz solo una cosa cada vez y vive a un ritmo más lento. Aprende a saber contemplar la belleza porque el arte está en todas partes: en los gestos, objetos, atuendos, la forma de comportarse…

8. Estate atento a la aparición de pensamientos tóxicos

Son nuestras creencias, nuestras opiniones y nuestra educación las que construyen nuestra propia prisión. ¡Dejemos de contaminar nuestra mente tragándonos toneladas de malas noticias distribuidas por los medios! Hagamos un trabajo espiritual para liberarnos de las emociones tóxicas (miedo, celos, frustración, odio…) que obstruyen nuestro cerebro y evitan que circulen la alegría y el amor.

Escapa del estrés, de la negatividad, del miedo, de las tristezas… Entrénate para mantenerte neutral y distante como si estas emociones no pudieran alcanzarte. Cuida tu salud comiendo mejor y cultivando un espíritu optimista: sonríe al mundo y el mundo te sonreirá.

9. ¡No descuides tu cuerpo!

Según Dominique Loreau, el deseo de ser físicamente agradable es una cuestión de respeto. “Una mujer aseada emite ondas positivas”, sé radiante, ¡cuídate!

Exfoliación, manicura, masaje… Un jabón suave con miel para eliminar el maquillaje, una botella de aceite de aguacate orgánico para nutrir la piel, una base de calidad son los elementos esenciales de un baño minimalista.

Deja que tu piel respire al no aplicar productos químicos y cepilla tu cuerpo desde los pies hasta los hombros para hacer circular la sangre. Estimula tu energía y equilibrio practicando al menos 15 minutos de yoga al día.

Come menos para mantener tu peso ideal, haz ejercicio, elige alimentos saludables y mejora tu ambiente para tener una mejor salud.

10. Visualiza lo mejor de ti

Nuestras vidas son lo que nuestros pensamientos hacen de ella. ¡Puedes cambiar tus vibraciones para convertirte en la encarnación de tu imagen ideal y tienes la opción de convertirte en lo que quieres! El subconsciente no hace ninguna diferencia entre una experiencia real y una experiencia imaginaria: visualiza y verbaliza tus objetivos, luego afirma que llegarás allí.

Es la sinceridad y la intensidad de tus creencias lo que trae un resultado real. Desarrolla mentalmente tu escenario ideal e imagina cada detalle, la más mínima sensación y trata de creer que esta es la realidad. El subconsciente y el universo se encargan del resto.

11. Experimenta la gratitud

Tu nivel de felicidad y alegría depende de cómo filtras la realidad y cómo la interpretas. Trata de recordar todo lo que es bueno y agradable en tu vida. Antes de dormir, enumera los eventos del día por los que estás agradecido. Aprovecha la oportunidad para hacer una oración y pídele a tu subconsciente que la responda.

12. Irradia felicidad para influir en tu entorno

La energía natural presente en nosotros, – el ki- se ve afectada por todo lo que nos rodea. Depende de nosotros concentrarnos en nuestras fuerzas psíquicas y emanar una “energía de calidad”. Naturalmente, tu energía irradiará en tus alrededores y enriquecerá sus vidas.

Mantén tu ki diariamente comiendo sano; ¡Muévete, medita, respira, duerme mejor y ponte en contacto con el agua! De hecho, según los chinos, el agua es sagrada y transporta energía vital.

Lo que el libro El arte de simplificar la vida me ha aportado

Cada vez que leo este libro, un tercio de mis armarios acaban vaciándose, ¡es una buena idea!

En  El arte de simplificar la vida, Dominique Loreau también habla sobre dietas, recetas caseras de belleza, ayuno… También nos da consejos sobre cómo mantener nuestros gastos y mantener un peso ideal… Te recomiendo encarecidamente leer y descubrir todos los otros aspectos de la vida cotidiana que la autora trata en su libro, es muy gratificante y su libro puede convertirse en un compañero de vida, para hojear de vez en cuando cada vez que te pierdes en los meandros del consumismo.

Cuando era más joven, tenía la costumbre de guardar todo “por si acaso”. Me abalanzaba sobre las muestras gratuitas y las ofertas… Mi habitación se parecía a la cueva de Ali Baba, había de todo por todas partes: tapas de plástico y envoltorios de dulces por si los necesitaba para un proyecto artístico, latas vacías porque me gustaba su diseño, revistas apiladas para recuperar imágenes interesantes algún día…

Después de leer este libro, he encontrado el documental “Los minimalistas” en Netflix (que hablo en términos más generales que aquí), y estoy bastante orgulloso de mí misma en mis compras y mis nuevas posesiones: mis opciones son más inteligentes.

Cuando estoy en una tienda, miro el contenido de mi cesta y trato de imaginarme usando el objeto, usando la ropa, aplicando los cosméticos … Entonces, finalmente, me doy cuenta si es una compra compulsiva o una necesidad real.

Mis cuentas están más saneadas, mis armarios también. Ahora sé dónde está todo y mis habitaciones están bien organizadas.

Con los años, me di cuenta de que había desarrollado un amor incondicional por la clasificación. De hecho, con cada reorganización de mis espacios, me tomo un tiempo para definir lo que realmente me gusta ahora y cómo me defino a mí misma. Clasificar me enseña a conocerme mejor y a pasar al siguiente período de mi vida.

Aparte de la clasificación, Dominique Loreau habla del Ki, la energía vital, Feng Shui… Esto me animó a explorar estos temas y aprender más sobre los efectos de limpiar el desorden de nuestro espíritu y nuestra energía.

¡No dudes en compartir este resumen del libro de Dominique Loreau El arte de simplificar la vida! También puedes hacer un comentario y decirme qué tal te han ido estos consejos. ¡Cuídate!

Puedes adquirir  El arte de simplificar la vida en https://amzn.to/2mhRoX4

También te puede interesar: El libro de las pequeñas revoluciones, de Elsa Punset

Estrategia, de Lawrence Freedman

Estrategia, de Lawrence Freedman, es un ambicioso estudio de estrategia militar, política y corporativa, escrito con claridad, competencia y sagacidad.

Estrategia, de Lawrence Freedman, es claramente una apuesta por un texto de altura, una especie de resumen, casi una apología de su vida, una reflexión sobre una vocación. Es el libro de un gigante. Su gran diseño parece seguir la máxima de Clausewitz: que la mejor estrategia en la guerra es ser muy fuerte, primero en general y luego en el punto decisivo.

Estrategia, de Lawrence Freedman
Estrategia, de Lawrence Freedman

El asesor de política exterior de Blair y miembro de la investigación sobre la guerra de Irak ha escrito un ambicioso estudio de estrategia militar, política y corporativa.

Es menos una historia que una enciclopedia.

Se podría decir de Freedman que está estratégicamente ansioso. Contrariamente a las expectativas, se podría decir que la estrategia no se ocupa únicamente de la estrategia militar, que ya es un vasto dominio, sino que abarca casi todas las esferas de actividad estratégica conocidas por el hombre, o incluso de los animales, porque comienza como “2001: odisea del espacio”, con un ensayo sobre la evolución y el comportamiento estratégico de los chimpancés.

Después de una breve prehistoria, asimilando la Biblia, a los griegos, Sun Tzu, Maquiavelo y a Satanás (en “El paraíso perdido” de Milton) – de Satanás, es reconfortante aprender que tristemente carece de sentido estratégico – el cuerpo principal del trabajo está organizado en tres partes: “Estrategias de Fuerza” o estrategia militar, incluida la estrategia nuclear, el oficio de Freedman; “Estrategia desde Abajo” o estrategia política, con énfasis en los desamparados, es decir, los revolucionarios y los desposeídos; “Estrategia desde Arriba” o estrategia corporativa, una mezcla de cambio cultural y teoría social. Una breve sección final considera las posibilidades de la teoría estratégica a la luz de la ciencia social contemporánea; es más simple, tal cómo podríamos pensar ahora sobre la estrategia.

Esta es una empresa épica, de considerable ambición intelectual.

Muestra las conocidas virtudes freedmanianas: claridad, economía, competencia, sagacidad, una especie de simpatía profesional, casi una delicadeza de sentimientos para el sujeto, un compuesto de inmersión profunda, exposición practicada, y una cierta sabiduría práctica en él; una determinación de reconocer sus límites. En estrategia, todo está conectado. Freedman nos muestra cómo.

Tiene una comprensión profunda de los problemas fundamentales. La estrategia se define aquí como el arte de crear poder, un arte difícil de dominar. “Si bien es indudablemente algo bueno tener”, como lo hace notar Freedman con sensatez, “también es algo difícil de entender”. Se oye el eco de Clausewitz, que sigue siendo la autoridad preeminente, casi dos siglos después de su muerte. “Todo en la guerra es muy simple”, dijo Clausewitz, “pero lo más simple es muy difícil”. Freedman aconseja cautela: “el mundo de la estrategia está lleno de decepción y frustración, de medios que no funcionan y de fines que no se alcanzan”.

Lawrence Freedman
Lawrence Freedman, autor de “Estrategia”

Su contraseña es la modestia.

La estrategia es más un mecanismo de supervivencia que una afirmación de control total. Puede ser poco más que una forma digna de “salir del paso”. En todos los ambientes, militar, político o corporativo, Freedman enfatiza lo incremental, lo provisional, lo aberrante y lo contingente.

La estrategia, por lo tanto, comienza con un estado de cosas existente y solo adquiere significado al darse cuenta de cómo, para bien o para mal, podría ser diferente. Este punto de vista es bastante diferente de aquellos que suponen que la estrategia debe tratarse de alcanzar algún objetivo. Se puede estar más preocupado por hacer frente a una crisis extrema o por evitar un mayor deterioro en una situación que ya es estresante. Entonces, el primer requisito podría ser el de la supervivencia.

Esta es la razón por la cual una estrategia de materia práctica se entiende mejor modestamente, como pasar a la “siguiente etapa” en lugar de a una conclusión definitiva y permanente. La siguiente etapa es un lugar al que se puede llegar de forma realista desde la etapa actual. Ese lugar puede no ser necesariamente mejor, pero seguirá siendo una mejora de lo que se podría haber logrado con una estrategia menor o ninguna estrategia en absoluto.

Un libro sobre conocimientos

Es también un libro sobre conocimientos – conocimiento relevante – y sobre cómo ese conocimiento es empaquetado y presentado, adquirido y aplicado, usado y abusado. En otras palabras, se trata de las relaciones entre la teoría y la práctica, y de las teorías como una forma de práctica, como lo expresa el propio Freedman.

“La estrategia proporciona un camino en una amplia gama de discursos: formulaciones abstractas sobre lo que significa actuar de manera racional y reflexiones posmodernas sobre dominación y resistencia, propuestas sobre la causalidad y conocimientos sobre el funcionamiento del cerebro humano, así como consejos prácticos sobre la mejor forma de derrotar enemigos en la batalla, socavar a los rivales en las elecciones y lanzar un nuevo producto al mercado.

Los estrategas han abordado la eficiencia de varias formas de coacción y de incentivos, la naturaleza humana bajo presión, la organización de grandes grupos de personas en movimiento, la negociación técnicas, visiones de una buena sociedad y estándares de conducta ética”.

Esto no es nada si no tenemos una vista amplia del campo de acción; y sirve para subrayar otra de las proposiciones cardinales de Freedman: que la estrategia no es simplemente una cuestión de violencia organizada o coacción, sino que está íntimamente ligada a la intuición, la deliberación y la persuasión. La racionalidad, por lo tanto, no es suficiente. La elección racional es una ilusión. El héroe de este libro puede ser Thomas Schelling, presentado como el más sutil de los pensadores estratégicos, inventor de “la racionalidad de la irracionalidad” y “la amenaza que deja algo al azar”.

Unas ideas intrigantes

La generosa concepción que Freedman tiene de su tema lo lleva a abordar una serie de ideas intrigantes, como por ejemplo la proposición de que “el liberalismo tal como se desarrolló a lo largo del siglo XX podría enorgullecerse de crear las condiciones óptimas para la elaboración de estrategias”, nosotros para especular sobre la teoría estratégica y la práctica bajo diferentes dispensaciones políticas o formaciones ideológicas. Estas son nociones sugerentes; pero no están lo suficientemente desarrolladas. Freedman está entusiasmado con las narrativas estratégicas, “guiones” e historias, un toque atípicamente moderno, pero su propia narrativa funciona como un tren expreso, sin tiempo para hacer excursiones. Las teorías y los teóricos pasan zumbando, como las estaciones de tren, cada uno asignado a unas pocas páginas. El propio Clausewitz se despacha en apenas 10 páginas.

Estos tratamientos condensados tienden a resolverse a sí mismos en resúmenes, acompañados de críticas. “Che Guevara puede haber sido un comandante audaz y valiente, pero carecía de sentido político y pagó un alto precio por su teoría simplificada. Nunca forjó alianzas políticas efectivas y no apreció la necesidad de que un líder local fuerte sea la cara pública de una revolución. Más bien, él creía en su propia mística, como si la presencia de un luchador tan famoso inspirara valor y confianza”.

El final del libro

Gran parte de la última parte del libro corre el riesgo de perder de vista la estrategia, ya que se convierte en una serie de lecturas del trabajo de otros, en lugar de algo que el autor ha hecho suyo. Las lecturas varían ampliamente, desde Marx a McKinsey, de Bakunin a Burnham, desde Foucault a Ford. Se inspira en una impresionante variedad de fuentes: American Journal of Sociology se codea con Playboy y www.marxists.org en las notas finales, aunque inevitablemente hay algo un poco insatisfactorio sobre ellos. La amplitud del trabajo tiende a exceder su profundidad.

Hay otra laguna curiosa. Freedman es consciente de la tendencia en algunos círculos de convertir la estrategia en una serie de cuestiones técnicas y prácticas, como él mismo señala; cita dos veces a Hew Strachan en el nivel operativo de la guerra como “una zona libre de política”. Sin embargo, este es en algunos aspectos una zona libre de política, especialmente a medida que se acerca al presente. No se menciona a Tony Blair, a quien Freedman aconsejó sobre política exterior, y apenas muy poco de George W. Bush.

Las referencias a la guerra de Irak son pocas y distantes (y cautelosamente benignas). Si la estrategia es “hacer sentido”, este libro no tiene sentido de Irak, ni de Afganistán, ni de la guerra contra el terror mal concebida. La jugada final sobre historias estratégicas es atractiva pero escurridiza, debido a una señal de falta de ejemplos sostenidos. ¿Qué historias se contarán de la guerra en Iraq? ¿Qué historia contará la investigación de armas de destrucción masiva en Irak?

Aquí puedes echar un vistazo al libro

Aquí puedes adquirir el libro

También te puede interesar:

33 estrategias de la guerra, de Robert Greene

Descarga un resumen de Las 48 leyes del poder, de Robert Greene

PNL, de Amanda Vickers y Steve Bavister

PNL para comunicarse mejor con los demás y vivir mejor. ¡Reprograma tu mente con la PNL (programación neurolingüística) para tener éxito!

La PNL (programación neurolingüística) se ha convertido en unos pocos años en la técnica de la psicología aplicada más utilizada y más efectiva.

PNL, de Amanda Vickers y Steve Bavister
PNL, de Amanda Vickers y Steve Bavister

¿Su objetivo?

Ayudarte a cambiar sus propios patrones de pensamiento para vivir mejor con los demás y comunicarse bien.

Desde la infancia, estamos programados para pensar, actuar y visualizar el mundo de una determinada manera. Y todos desarrollamos nuestro propio programa para comunicarnos, fácilmente o no tan fácilmente.

La PNL ha descifrado los códigos y analizado las actitudes de los mejores para darte la receta de la felicidad. Este libro te ofrece un método para:

  • construir relaciones fuertes y profundas con los demás,
  • volverte más abierto y creativo,
  • deshacerte de la ansiedad y tus emociones negativas,
  • acercarte al futuro con confianza.

En el libro se pueden leer muchos ejercicios prácticos que se puedes hacer todos los días, lo que va a mejorar todos los aspectos de tu vida: la calidad de tus relaciones, la excelencia en tu trabajo, encontrar la dirección correcta de tu vida y el desarrollo de tu familia.

Resumen del libro

  • ¿Qué es la PNL?
  • Los fundamentos de la PNL
  • Los sistemas de representación
  • Las sub-modalidades
  • Los Metaprogramas
  • Valores y creencias
  • Buena formulación de objetivos
  • Estados y emociones
  • Anclajes
  • Agudeza sensorial y calibración
  • El rapport
  • Las posiciones perceptuales
  • El Metamodelo
  • El marco, el encuadre, encuadramiento y piezas
  • Otras técnicas claves para NLP
  • Modelado
  • Las líneas del tiempo
  • Las estrategias
  • El modelo de Milton
  • Ir más allá
  • Glosario

En resumen, ¿deseas aprovechar los beneficios de la PNL?

Si quieres ser más eficiente en el trabajo y estar mas a gusto con los demás, ¡este libro es para ti!

Mejora tus relaciones personales y profesionales, ser más abierto y creativo y acercarse al futuro con confianza, ¡es posible!

Steve Bavister y Amanda Vickers son psicólogos especializados en Programación Neurolingüística.

Aquí puedes adquirir este libro

También te puede interesar: El fabuloso poder de tu supercerebro