El arte de simplificar la vida, de Dominique Loreau

El arte de simplificar la vida es una guía que te ayuda a ordenar tus armarios y tu mente.

El arte de simplificar la vida es un  libro gratificante para ayudarte a enfocarte en lo esencial

Ensayista francés que vive en Japón desde hace más de 20 años, Dominique Loreau en su libro El arte de simplificar la vida nos ofrece aquí  pistas (¡a veces radicales!) para simplificar nuestras vidas y deshacernos de los pensamientos tóxicos para dar paso a la elegancia, a una vida mejor, a arte y espiritualidad.

El arte de simplificar la vida, de Dominique Loreau
El arte de simplificar la vida, de Dominique Loreau

Inspirados por la filosofía oriental del Zen, los principios de El arte de simplificar la vida nos ayudan a reconectarnos en el presente a través de un estilo de vida más saludable, sin dejar de estar en armonía con nuestro tiempo. A continuación podrás leer algunas explicaciones sobre los principios del libro El arte de simplificar la vida:

1. Nuestra sociedad occidental se centra en la propiedad y la envidia

Hemos estado acostumbrados a que nos ofrezcan demasiado de todo: poseemos, destruimos y desperdiciamos mucho. Pero el caer bajo las posesiones empaña el espíritu, mientras que lo poseemos poco espacio para lo esencial, lo bello y lo útil. ¿Podemos distinguir nuestras necesidades de nuestros deseos?

2. Algunos asocian la imagen que tienen de sí mismos con las cosas que poseen

Estas personas acumulan colecciones de bienes materiales pensando que eso les asegurará su propio valor. Nuestra sociedad de consumo a veces puede causar una profunda insatisfacción debido a todos estas modas que nos ciegan y nos roban nuestro dinero.

3. Los recuerdos asociados con ciertos objetos nos inmovilizan en el pasado

Algunas baratijas nos conectan con recuerdos tanto que nos hacen olvidar el presente. Estos objetos nos han rodeado por tanto tiempo que tememos evolucionar sin ellos: a veces parecen poseernos. Pero deshacernos de ciertas cosas también puede liberarnos y ayudarnos a acercarnos a la persona que nos gustaría ser.

Mira cada objeto y pregúntate: “¿Es útil?” “¿Su recuerdo me hace feliz?”. Sepárate de su imagen y piensa en la sensación que realmente te da.

4. Cuando creamos orden a nuestro alrededor, también lo creamos dentro de nosotros

Deshazte de esas pequeñas cosas que se interponen en tu vida cotidiana: engrasa la puerta chirriante, elimina la ropa que te sobra, regala todo lo que no te funciona a ti. Un interior ideal debe ser cómodo, elegante y refinado hasta el extremo; todo debe ser hermoso y funcional, todo se convierte en una obra de arte.

El espacio vacío de cosas inútiles proporciona una sensación de paz y orden. Cuando decidimos clasificar, organizar, almacenar nuestros armarios experimentamos la satisfacción de que controlamos algo en nuestra vida.

5. Todo lo que tienes debe poder ser transportable en una bolsa de viaje

Debido a los muchos incendios, los japoneses solían elegir su propiedad con la idea de poder llevarse todo huyendo. Imagina que tu casa se quemó y haz una lista de lo que volverías a comprar. Funcional, clásico y discreto, tu guardarropa podría limitarse a una docena de conjuntos a juego, 3 bolsos y un surtido para fines de semana, trabajo y excursiones. Ordenar por este criterio: ¡Mantén solo la ropa que de verdad te gusta y que refleja tu personalidad!

6. Lo que realmente tenemos en nuestra vida es la calidad del momento presente

El tiempo es el bien más precioso que tenemos. ¡Perdemos muchísimo tiempo lamentando el pasado y preocupándonos por el futuro! Cada mañana, da las gracias por este día que comienza y por todo lo que harás. Acércate a cada momento como una oportunidad de descubrimiento.

Entrena tu mente para meditar: 20 minutos al día, siéntate en posición de loto frente al pequeño altar que tienes dispuesto (un cojín cómodo, una vela, una flor y una varita de incienso…). Exhala tus pensamientos negativos y deja que tu mente se vuelva a enfocar. Solo la paciencia y la perseverancia pueden ayudarnos a controlar nuestras mentes para estar en el momento presente.

7. Convierte cada tarea en un ritual

Los principios Zen nos enseñan a vivir con toda nuestra claridad de mente aquí y ahora. Mantén toda tu atención en la tarea de ese momento y disipa los pensamientos parasitarios. Enriquece tu vida diaria con rituales, te traerá satisfacción, misterio, paz y orden. Haz solo una cosa cada vez y vive a un ritmo más lento. Aprende a saber contemplar la belleza porque el arte está en todas partes: en los gestos, objetos, atuendos, la forma de comportarse…

8. Estate atento a la aparición de pensamientos tóxicos

Son nuestras creencias, nuestras opiniones y nuestra educación las que construyen nuestra propia prisión. ¡Dejemos de contaminar nuestra mente tragándonos toneladas de malas noticias distribuidas por los medios! Hagamos un trabajo espiritual para liberarnos de las emociones tóxicas (miedo, celos, frustración, odio…) que obstruyen nuestro cerebro y evitan que circulen la alegría y el amor.

Escapa del estrés, de la negatividad, del miedo, de las tristezas… Entrénate para mantenerte neutral y distante como si estas emociones no pudieran alcanzarte. Cuida tu salud comiendo mejor y cultivando un espíritu optimista: sonríe al mundo y el mundo te sonreirá.

9. ¡No descuides tu cuerpo!

Según Dominique Loreau, el deseo de ser físicamente agradable es una cuestión de respeto. “Una mujer aseada emite ondas positivas”, sé radiante, ¡cuídate!

Exfoliación, manicura, masaje… Un jabón suave con miel para eliminar el maquillaje, una botella de aceite de aguacate orgánico para nutrir la piel, una base de calidad son los elementos esenciales de un baño minimalista.

Deja que tu piel respire al no aplicar productos químicos y cepilla tu cuerpo desde los pies hasta los hombros para hacer circular la sangre. Estimula tu energía y equilibrio practicando al menos 15 minutos de yoga al día.

Come menos para mantener tu peso ideal, haz ejercicio, elige alimentos saludables y mejora tu ambiente para tener una mejor salud.

10. Visualiza lo mejor de ti

Nuestras vidas son lo que nuestros pensamientos hacen de ella. ¡Puedes cambiar tus vibraciones para convertirte en la encarnación de tu imagen ideal y tienes la opción de convertirte en lo que quieres! El subconsciente no hace ninguna diferencia entre una experiencia real y una experiencia imaginaria: visualiza y verbaliza tus objetivos, luego afirma que llegarás allí.

Es la sinceridad y la intensidad de tus creencias lo que trae un resultado real. Desarrolla mentalmente tu escenario ideal e imagina cada detalle, la más mínima sensación y trata de creer que esta es la realidad. El subconsciente y el universo se encargan del resto.

11. Experimenta la gratitud

Tu nivel de felicidad y alegría depende de cómo filtras la realidad y cómo la interpretas. Trata de recordar todo lo que es bueno y agradable en tu vida. Antes de dormir, enumera los eventos del día por los que estás agradecido. Aprovecha la oportunidad para hacer una oración y pídele a tu subconsciente que la responda.

12. Irradia felicidad para influir en tu entorno

La energía natural presente en nosotros, – el ki- se ve afectada por todo lo que nos rodea. Depende de nosotros concentrarnos en nuestras fuerzas psíquicas y emanar una “energía de calidad”. Naturalmente, tu energía irradiará en tus alrededores y enriquecerá sus vidas.

Mantén tu ki diariamente comiendo sano; ¡Muévete, medita, respira, duerme mejor y ponte en contacto con el agua! De hecho, según los chinos, el agua es sagrada y transporta energía vital.

Lo que el libro El arte de simplificar la vida me ha aportado

Cada vez que leo este libro, un tercio de mis armarios acaban vaciándose, ¡es una buena idea!

En  El arte de simplificar la vida, Dominique Loreau también habla sobre dietas, recetas caseras de belleza, ayuno… También nos da consejos sobre cómo mantener nuestros gastos y mantener un peso ideal… Te recomiendo encarecidamente leer y descubrir todos los otros aspectos de la vida cotidiana que la autora trata en su libro, es muy gratificante y su libro puede convertirse en un compañero de vida, para hojear de vez en cuando cada vez que te pierdes en los meandros del consumismo.

Cuando era más joven, tenía la costumbre de guardar todo “por si acaso”. Me abalanzaba sobre las muestras gratuitas y las ofertas… Mi habitación se parecía a la cueva de Ali Baba, había de todo por todas partes: tapas de plástico y envoltorios de dulces por si los necesitaba para un proyecto artístico, latas vacías porque me gustaba su diseño, revistas apiladas para recuperar imágenes interesantes algún día…

Después de leer este libro, he encontrado el documental “Los minimalistas” en Netflix (que hablo en términos más generales que aquí), y estoy bastante orgulloso de mí misma en mis compras y mis nuevas posesiones: mis opciones son más inteligentes.

Cuando estoy en una tienda, miro el contenido de mi cesta y trato de imaginarme usando el objeto, usando la ropa, aplicando los cosméticos … Entonces, finalmente, me doy cuenta si es una compra compulsiva o una necesidad real.

Mis cuentas están más saneadas, mis armarios también. Ahora sé dónde está todo y mis habitaciones están bien organizadas.

Con los años, me di cuenta de que había desarrollado un amor incondicional por la clasificación. De hecho, con cada reorganización de mis espacios, me tomo un tiempo para definir lo que realmente me gusta ahora y cómo me defino a mí misma. Clasificar me enseña a conocerme mejor y a pasar al siguiente período de mi vida.

Aparte de la clasificación, Dominique Loreau habla del Ki, la energía vital, Feng Shui… Esto me animó a explorar estos temas y aprender más sobre los efectos de limpiar el desorden de nuestro espíritu y nuestra energía.

¡No dudes en compartir este resumen del libro de Dominique Loreau El arte de simplificar la vida! También puedes hacer un comentario y decirme qué tal te han ido estos consejos. ¡Cuídate!

Puedes adquirir  El arte de simplificar la vida en https://amzn.to/2mhRoX4

También te puede interesar: El libro de las pequeñas revoluciones, de Elsa Punset

Bushido, el libro Hagakure, guía de samurais

Hagakure, que significa “oculto bajo las hojas”, es un antiguo breviario de caballería inspirado en el célebre código Bushido.

Nos expone la vía del guerrero, cuyos preceptos filosóficos y ética trascendental presentan al Bushido.

Hagakure, de Jocho Yamamoto
Hagakure, de Jocho Yamamoto

Hagakure, que significa “oculto bajo las hojas”, es un antiguo breviario de caballería inspirado en el célebre código Bushido. Nos expone la vía del guerrero, cuyos preceptos filosóficos y ética trascendental presentan al Bushi.

Bushido es la aceptación total de la vida, vivir incluso cuando ya no tenemos deseos de vivir. Esto se logra sabiendo morir en cada instante de nuestra vida, viviendo el instante, el aquí y ahora, sumido en el eterno presente, en vez de abandonar el campo de batalla cotidiano.

Para el Samurai, la vida es un desafío, y la muerte es preferible a una vida indigna o impura. Esta es la noble y espectacular lección del Hagakure. Mantenido en secreto durante siglos, el Hagakure fue el libro de cabecera de Yukio Mishima.

He descubierto que la vía del Samurai reside en la muerte. Durante una crisis, cuando existen tantas posibilidades de vida como de muerte, debemos escoger la muerte. No hay en ello nada difícil; sólo hay que armarse de valentía y actuar. Algunos dicen que morir sin haber acabado su misión es morir en vano. Este razonamiento es el que sostienen los mercaderes hinchados de orgullo que merodean por Osaka; no es más que un razonamiento sofisticado a la vez que una imitación caricaturesca de la ética de los Samuráis.

Hacer una elección juiciosa en una situación donde las posibilidades de vivir o de morir se equilibran, es casi imposible. Todos preferimos vivir y es muy natural que el ser humano encuentre siempre buenas razones para continuar viviendo. El que escoge vivir habiendo fracasado en su empeño, será despreciado y será a la vez un cobarde y un fracasado. El que muere después de haber fracasado, muere de una muerte fanática, que puede parecer inútil. Pero en cambio, no será deshonrado. Tal es la vía del Samurai, la vía del Bushido.

Precio: 5,50 €

Leer un extracto

Comprar el libro PDF