Corte menospreciada y alabanza de aldea

Cansado de las fatigas, trabajos y deslealtades de la Corte, vuelve la vista a la vida sencilla.

Mientras relata todo esto, ofrece muy buenos consejos sobre como actúan en la Corte los cortesanos. Y a todos nos conviene ese conocimiento.

Menosprecio de Corte y Alabanza de Aldea. Antonio De Guevara
Menosprecio de Corte y Alabanza de Aldea. Antonio De Guevara

Biografía del autor.

Fray Antonio de Guevara nació en Ávila en ¿1480?. Siendo apenas un niño entra en la corte de los Reyes Católicos y en 1504 ingresa en la orden de los Franciscanos. Tras desempeñar varios cargos, nos han llegado noticias de que Guevara era, en 1521, predicador de la capilla del emperador Carlos V, para seis años más tarde tomar el cargo de cronista del rey, y con él, viajar a Túnez. Se publica su Menosprecio de corte y alabanza de aldea (1539) el mismo año en el que se le nombra obispo de Mondoñedo. La crítica está dividida en cuanto a la calidad de la obra de Guevara. Los hay que valoran la variedad del autor y sus cualidades ensayísticas, como Asunción Rallo, y otros, como Rosa María Lida, que aseguran que en la obra de Guevara se aprecia un claro desprecio por los clásicos, puesto que su falta de respeto se refleja en que los traduce mal, los falsea y se sirve de ellos para que den prestigio a sus obras. Fray Antonio de Guevara falleció en Mondoñedo en 1545. Otras obras del autor son: Relox de príncipes (o Libro Áureo del Emperador Marco Aurelio) (1529), o Epístolas familiares (1539-1541).

Contexto literario de la obra.

La lectura de la literatura didáctica del siglo XVI es una buena forma de estudiar las distintas formas literarias y conocer cómo son los primeros escritos en prosa. Estamos ante el antecedente del ensayo español. La contraposición de la vida del campo con la de la corte será tratada más tarde por Fray Luis de León, estableciendo la posibilidad de alcanzar a Dios a través de la severidad del espíritu. La influencia que Menosprecio de corte y alabanza de aldea ha supuesto para la Literatura Universal es muy amplia y, aún hoy, se publican obras que establecen innegables conexiones con esta obra de Guevara. Sus obras tuvieron increíble éxito en la época, no sólo en España, también en Europa.

Comentario de la obra.

La obra está dirigida al rey de Portugal y no al Emperador porque éste no le ofreció ningún puesto de importancia en la corte. La obra enseña cómo ha de ser la vida en la corte poniendo como ejemplo las virtudes de la vida que se desarrolla en la aldea. Se trata del tema renacentista del Beatus ille, es decir, un elogio lírico de la vida rural que se presenta como más sana y agradecida mediante una argumentación basada en elementos de índole pragmático y espiritual partiendo desde el planteamiento político-sociológico del autor.

El elaborado y recargado estilo de Menosprecio de corte y alabanza de aldea puede llegar a cansar al lector actual pues su prosa, ciertamente artificiosa, se muestra como un claro antecedente de lo que vendrá a ser la prosa barroca. Como señala Matías Martínez Burgos, en ocasiones el estilo de la obra está cargado de una verbosidad que puede resultar empalagosa, pues ‘abusa de antítesis, paranomasias, retruécanos y palabras rimadas que indican un estilo algo pueril’. Las técnicas persuasivas empleadas por el autor para llevar al lector a su terreno se basan en el empleo de un ‘yo’ biográfico (que veremos posteriormente en el Lazarillo) y en el uso de razones y sentencias de autoridades religiosas y filósofos. Además, llama la atención la información anecdótica que Guevara inserta en la obra, si bien no observamos que el autor haga uso de la ironía en Menosprecio de corte y alabanza de aldea.

La estructura de la obra es simple. Se compone de veinte capítulos precedidos de un epígrafe. Los diez primeros están orientados a alabar la vida de la aldea, mientras que los diez siguientes ofrecen una ominosa visión razonada de la vida en la corte, si bien los tres últimos capítulos hacen que lo expuesto hasta ahora falle, pues ese ‘yo’ biográfico quiso permanecer en la corte, a pesar de todas las alabanzas al mundo rural.

Además, para gran parte de la crítica la obra posee una más que dudosa sinceridad, puesto que Guevara siempre vivió en la corte. Si atendemos a las explicaciones de Francisco Márquez Villanueva y Agustín Redondo, Fray Antonio de Guevara usa la palabra ‘hidalgo’ como sinónimo de noble empobrecido, frente a la palabra ‘aldeano’ como noble rural con posibles en su propósito de dirigir la obra (otorgando una importancia casi obsesiva al dinero) a gente venida a menos. En la época, Castilla sufría una grave crisis, muchas cosechas se perdían, la peste generaba estragos entre la población y se producía un inexorable éxodo hacia las ciudades. El autor propone, de este modo, una vuelta al campo, a la aldea de origen para gozar de esa vida que en la ciudad es privativa, llena de intrigas y carente de sinceridad.

Menosprecio de corte y alabanza de aldea es una obra interesante por su significado e influencia en la Literatura posterior, aunque, como hemos dicho, la crítica especializada duda mucho de la sinceridad de Guevara. Quizá no vayan tan desencaminados los dos estudiosos citados en último lugar. Una vez más, estamos ante una obra que es apropiada sólo para el lector muy interesado por la literatura áurea; el lector casual hará bien en leer algunos fragmentos escogidos para comprender la intención del autor y la dimensión de este Menosprecio de corte y alabanza de aldea.

Fuente del comentario: http://bit.ly/1UV6efM

Precio: 5,00 €

Leer un extracto

Comprar el libro PDF