Tao, el Camino, de Michael Puett y  Christine Gross-Loh

El Tao y la filosofía china y  pueden enseñarte a tener una vida mejor.

¿Cómo llevar una vida plena? ¿Cómo encontrar el amor? ¿Elegir la carrera correcta? ¿Qué es ser feliz?

Todas estas son preguntas que nunca dejamos de hacernos y que tenemos la impresión de no obtener nunca respuestas satisfactorias.

Y si, para considerar mejor el futuro, ¿tenemos que repensar todo de manera diferente? ¿Y si la solución fuera volver a la sabiduría de los antiguos?

Tao, el camino
Tao, el camino

Esto es lo que Michael Puett, un profesor en Harvard y un especialista en filosofía china, nos ofrece aquí. Inspirándose en las enseñanzas de Confucio, Mencio, Lao-Tse, Chuang-Tse y Xunzi, nos invita a deshacernos de nuestras certezas, a abrirnos a nuevos horizontes, a comprender que la existencia no es proyectarse como un gran plan vertiginoso, sino construirse momento a momento para encontrar finalmente tu propio camino.

Una inmersión saludable en un pensamiento milenario que cambiará radicalmente tu vida.

¿Qué pasaría si los pensadores de la China clásica hubieran abierto perspectivas inesperadas sobre la evolución del ser humano? El enfrentamiento con ideas tan diferentes a las nuestras nos ayuda a medir la relatividad de nuestra visión de una vida “exitosa”.

Piensa diferente

A todo el mundo nos dicen que hay que vivir una vida auténtica, de acuerdo con su profunda verdad. El Tao, la Vía, es más bien el camino que creamos a través de nuestras elecciones, nuestras acciones o nuestras relaciones.

La influencia de Confucio

En sus enseñanzas, el filósofo Confucio hace esta pregunta fundamental: ¿cuál es tu relación con la vida cotidiana? No busca obtener ventaja alguna sobre los demás, sino que se esfuerza por crear un mundo en el que los individuos puedan florecer, aquí y ahora.

Realidad impredecible

Viviendo en un mundo cambiante, sería absurdo pretender suprimir las emociones. Alcanzar una comprensión global de la situación nos  hace posible tomar una decisión juiciosa, fruto de una comprensión de la mente del corazón.

Lao Tse, creador del Camino

Para Lao Tse, el Tao es ese estado indiferenciado que precede a todo. Aquellos que se aíslan del mundo por una aventura o un retiro meditativo tarde o temprano tendrán que regresar a la vida ordinaria. Después de todo, convertirte en un gran sabio y en un gran líder, ¿es incompatible? En la oficina, el verdadero poder no se basa en la fuerza o la dominación ya que impide ver los lazos profundos con el entorno. Pero sí que consiste en la capacidad de establecer un entorno fluido.

Vitalidad en el Tao

Muchas acciones aumentan nuestra sensación de vitalidad. Todos los seres están dotados de un ingrediente: el chi. Algunas actividades, por otro lado, bombean energía. Pero tenemos la capacidad de lograr la estabilidad interna lo suficientemente fuerte como para no ser vulnerables a los peligros inevitables de la vida cotidiana.

Cambiar la perspectiva

Nuestra experiencia de vida se enriquece desde un número infinito de puntos de vista. Vamos a quitarnos las vendas y a tener una mirada más variada del mundo.

Adquirir “Tao, el Camino”, de Michael Puett y  Christine Gross-Loh

También te puede interesar: Hua Hu Ching , un libro clásico en China